Seguinos

Ciudad

Semana de la lactancia materna

1 de agosto de 2020

El lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2020 es “Apoyar la lactancia materna contribuye a un planeta más saludable”  y tiene como objetivo proteger, promover y apoyar la lactancia materna para asegurar la salud y supervivencia de los bebes y niños de todo el mundo.

Desde la comisión de lactancia de la Secretaría de Salud municipal, invitan a la comunidad y a los equipos de salud de instituciones públicas y privadas a reflexionar sobre la importancia de la lactancia materna y a asumir el compromiso con la sociedad para establecer acciones que la hagan posible.

La referente de la comisión, Gabriela Ferrero convoca durante toda esta semana a renovar y reforzar estrategias para mejorar la alimentación del lactante y el niño, a través del apoyo y promoción de la lactancia materna.

Partiendo del lema “la lactancia materna como una decisión climáticamente inteligente”, la convocatoria invita a participar en la creación de redes que redoblen y motiven la defensa de este alimento tan puro y primario, que contribuye al cuidado y al desarrollo sostenible del planeta y de quienes habitamos en él.

En la misma línea, la leche materna debe ser el único alimento que reciba el bebé durante los primeros 6 meses de vida ya le que brinda todos los nutrientes que necesita para su crecimiento y desarrollo saludable.

En este período de tiempo, el niño no debe recibir jugos, agua, té ni ningún otro líquido además de la leche materna.

En este sentido, la lactancia materna favorece y fortalece la relación de afecto y cercanía entre la madre y el bebé, y favorece al desarrollo de niños capaces, seguros y emocionalmente estables.

Gabriela Ferro destacó que “en esta semana tenemos que apoyar la lactancia por un planeta saludable y recordar que no hay transmisión de coronavirus por la leche materna. Si estás enferma y en buenas condiciones de salud podés seguir amamantando con las precauciones que te recomiendan los médicos”.

En la Semana Mundial de la Lactancia Materna, se recuerda que la lactancia a demanda no es perjudicial para los lactantes, que se debe alimentar al bebé cada vez que lo pide, durante el día y la noche, logrando un total entre 8 y 12 tomas diarias.

Cabe mencionar, que para que la mamá pueda producir la leche que su bebé necesita, el niño debe ser amamantado con frecuencia. Si la mamá tiene que separarse de su hijo puede extraerse manualmente su leche y conservarla en cadena de frío, en un recipiente limpio y tapado, hasta que el bebé la consuma.

En tanto, para que no pierda sus propiedades nutritivas, se debe entibiar a baño maría y no hervirla ni calentarla en microondas.

Es importante que la hora de amamantar la madre esté tranquila, motivada, cómoda, y el bebé sostenido y seguro.

Por último, esta iniciativa tiene gran cantidad de beneficios para con el medioambiente ya que lactancia materna es ecológica, no contamina y no genera desechos; requiere menor utilización de energía (no hace falta calentar, refrigerar, esterilizar) y no requiere agua potable para su preparación.

Tal como señaló la Dra. Ferrero, “para el medio ambiente la leche materna es un alimento ecológico, que además disminuye exponencialmente la contaminación ambiental al evitar la fabricación, el envasado, el transporte y los residuos. También, implica un ahorro de energía y reduce la incidencia de enfermedades”.

Se recuerda a todas las madres que tengan dificultades con la lactancia que pueden consultar los jueves en IREMI, San Martín 3752, a las 13 horas.

Ciudad

CRISTO ES NUESTRA PAZ

Se Cumple el 5to aniversario de ordenación de mons eñor Mestre como obispo. Misa viernes 28.

A cinco años de pastoreo del Padre Obispo Gabriel Mestre, se oficiará una misa de Acción de Gracias el viernes 26 a las 18hs en la Iglesia Catedral.

Bajo el título ‘Cristo es nuestra Paz’, el Obispado dio a conocer un comunicado por tal grato acontecimiento, que dice textualmente:

El 26 de agosto de 2017 el padre Gabriel Mestre recibía la ordenación episcopal. Una multitud se preparaba a participar en la ceremonia sin precedentes. La noticia de que el Papa Francisco había nombrado a un marplatense como obispo local había conmocionado a toda diócesis. Los obispos anteriores habían llegado de otras tierras y ahora, "uno de los nuestros", como resonaba el slogan, era elegido para pastorear a su pueblo.

Hoy podemos hacer memoria de la celebración y recordar la alegría de aquel día. La Catedral se vistió de fiesta, con sonidos populares y aplausos que conjugaban armoniosamente la solemnidad de los ritos litúrgicos y el clima de un hogar en el que la familia celebra. Su lema episcopal se repetía a viva voz y con melodía: “Cristo es nuestra Paz”. La frase elegida por el nuevo obispo hacía cercano el pensamiento de San Pablo en su carta a los Efesios aunque, en esta oportunidad, estaba dirigida a todos, evocando el don que sólo Cristo puede regalarnos, la paz.

En el lema se escondía el programa que el Pastor fue desarrollando en gestos concretos a lo largo de estos cinco años: su actitud alegre y abierta, su disposición para recibir a todos, su persona y su palabra como espacio de encuentro y de salida. Su mensaje como eco permanente del Evangelio que ha repetido que “sólo Dios basta” y que su amor es el fundamento que ha de centrar nuestro corazón y nuestros vínculos.

Su pastoreo no se centró en la sede episcopal, sino que se desplegó a lo largo y ancho de la diócesis recorriendo cuanto camino conduce a las ciudades, pueblos, parroquias, capillas, colegios del territorio. Un pastor con olor a oveja, según el decir de Francisco y con la frescura de quien ha descubierto que en el encuentro interpersonal acontece el misterio del amor de Dios que se manifiesta a cada uno.

También su servicio atravesó momentos de dificultad que tuvo que supo enfrentar con creatividad y valentía, entre ellos, la pandemia que implicó no sólo un esfuerzo de creatividad para seguir animando a su pueblo sino que lo hizo vivir los padecimientos de su gente en carne propia con la pérdida de su madre.

Pero todo esto no fue un obstáculo para que se realizara el primer Sínodo de la historia de la Diócesis, que hace poco llegó a su culminación.

Este 26 de agosto, cinco años después, es la ocasión para dar gracias por el don de su servicio y, junto a él, renovar la contribución de los creyentes al bien común y ahondar en la vivencia, transmisión y compromiso de la fe.

Mons. Gabriel presidirá la Santa Misa en el Hogar Landera de Necochea a las 11 hs. Ese mismo día a las 18 hs. presidirá la Eucaristía en la Catedral. Unámonos a la acción de gracias e invitemos a todos a participar. La Misa de Catedral será transmitida por las redes del obispado.

Adrián Nelso Lomello. Comunicaciones Obispado de Mar del Plata

Continuar Leyendo

Ciudad

Portada digital del 24/8/2022

Continuar Leyendo

Ciudad

Toda la información del día 24/8/2022

Continuar Leyendo