Seguinos

Deportes

Peque Pareto: la ayuda como objetivo principal en su nueva vida

17 de agosto de 2021

Cuentan que en la villa olímpica, los pocos que se enteraron, se quedaron sorprendidos por un nuevo ejemplo de Paula Pareto. Faltaban días para su debut en su cuarto y último Juego Olímpico, pero Peque se encerraba por momentos en su habitación para, primero estudiar y luego rendir el examen final de Ortopedia y Traumatología. Porque, claro, además de ser una de las mejores judocas del mundo, nuestra doble medallista olímpica buscaba dar bien el oral para aprobar el curso de tres años y así avanzar en su profesión, la misma que transitó durante estos últimos años en los que se mantuvo en la elite mundial de su deporte. Un caso ejemplar, inspirador, sin dudas. “Nunca quise un trato privilegiado, al revés… Desde el primer día les pedí a los profesores que me exigieran como una más. Esta vez, los dos que me tomaron sólo me dieron el beneficio de rendir primera porque sabían que estaba en la villa y tenía que irme a entrenar. Pero nada más. Yo soy una persona normal, como todos mis compañeros, y no corresponde tener un tratamiento especial. Tal vez en un tatami pueda tenerlo, por lo que hice y pese a que tampoco me gusta, pero como médica no tiene nada que ver”, explica la Peque, de forma tajante, tras regresar de Japón, donde arañó una tercera medalla olímpica –perdió en semifinales-.

Paula en el Hogar El Alba de Longchamps, su nuevo proyecto solidario con Huella Saint-Gobain.

Cuando terminó la última pelea, Pareto anunció su retiro tras 16 años en la elite mundial, que incluyen 13 medallas panamericanas (seis oros), tres en Panamericanos (un oro), tres en Mundiales (un oro) y dos en Juegos Olímpicos (oro en 2016 y bronce en 2008). Ahora se le abre otra etapa en su vida pese a que, en los últimos días, mientras hacía la cuarentena en su casa, se la pudo ver entrenando como si fuera a disputar otro torneo. “Yo soy así, no puedo parar y más cuando son algunos desafíos que me gustan. Yo me motivo y la gente se prende con estos ejercicios de dificultad. Tienen mucha repercusión, la gente te devuelve con comentarios como ‘me diste fuerza para salir o para ir a entrenar’. Con que motive a una persona, el objetivo está cumplido”, dice, aunque no sin admitir que estas acciones serán excepciones. “Entrenar no voy a dejar de entrenar, pero ya no tanto judo, más que nada por el cansancio físico y las lesiones que fui acumulando en estos últimos años. Si me tengo que poner el kimono para ayudar a las chicas de la Selección, lo voy a hacer, sin un cargo, aunque me lo hayan propuesto… Pero ya sin la obligación de tener que entrenar para una competencia como antes”, explica.

-Para los padres existe el Síndrome del nido vacío cuando se van los hijos de la casa. ¿Creés que te pasará lo mismo, un vacío, que vas a extrañar este entrenamiento y ser una deportista de elite?
-No creo que sienta ese síndrome del nido vacío (se ríe). El otro día estaba en un entrenamiento y le decía a Laura (Martinel, su coach) ‘qué feliz estoy de verlo desde afuera’. Ella, justamente, me decía que, cuando se retiró, estuvo cinco años sin ponerse el kimono. Yo no creo que tanto, pero siento que ya di todo, como dije en Tokio, que no tengo más. Los últimos meses no fueron fáciles. No digo que los sufrí, pero ya no era como antes. Los dolores, las lesiones, el tiempo sin dormir bien, los viajes… No es fácil soportar todo eso, te va costando mentalmente. Di todo y un poco más.

Así la recibieron en el Hospital de San Isidro, donde está terminando la residencia.


-Encima vos te fuiste preparando para este final y tenés muchas otras cosas para hacer.
-Claro, tengo tanto pendiente que no creo que extrañe (se ríe). Ojo, lo hablé con mi psicólogo (Gustavo Ruiz), seguramente no será fácil y el duelo tendré que hacerlo, pero no tendré mucho tiempo libre para darme cuenta. Habrá un cambio de cosas que haré y hasta de estilo de vida, pero la carga horaria será igual o mayor que antes.
-¿Qué tenés pensado o programado para esta nueva vida?

-Dedicarle más tiempo a mi profesión, ahora que rendí Traumatología y Ortopedia y que me falta poco para terminar la residencia. Hacer más vida familiar porque entre mis obligaciones y, sobre todo la pandemia, he estado muy alejada. No quería arriesgar, en especial cuando me preparaba para torneos. Más liberada de la parte competitiva será momento de disfrutar de otra forma.
-Tremenda la recepción y el Pasillo de Honor que te hicieron los médicos en el Hospital de San Isidro, ¿no? ¿Qué te generó?
-Sí, emocionante. Lo del hospi me hizo recordar al recibimiento de los deportistas en la villa. Sabía que querían saludarme, pero me sorprendió porque estaban todos mis compañeros de traumato pero también otros médicos con los que me formé y varios de otras especialidades. Muy contenta y sorprendida, la verdad, más de lo mismo de lo que me está pasando en estos días. Es lindo que suceda, lo estoy disfrutando, pero a la vez siento que es mucho…

Tras 16 años en la elite, Pareto se retiró y ahora piensa ayudar a la Selección de ayudo.

-¿Pensás ahora darle aún más preponderancia a la ayuda social? Porque es algo que descubriste y te gustó mucho.
-Sí, es verdad, es algo que descubrí y me encanta. Permanentemente estoy haciendo cosas porque con lo social pasa que una cosa lleva a la otra y se va encadenando acciones, porque vas conociendo gente que quiere ayudar y se va sumando en el camino. Por ejemplo, el otro día me escribió un chico que nos regaló unos mates para Tokio porque había visto cuando hice un posteo del merendero Los Pepitos al que ayudaba Braian (Toledo) y ahora sigo yo, y se ofreció a mandarle golosinas y galletitas a Cristina, la dueña. Así pasa todo el tiempo: hay mucha gente que quiere ayudar y no sabe cómo. Y cuando se entera de alguna acción, se suma. Ahora, justamente, me llamó Karina, del Hogar El Alba en Longchamps, para ver si podíamos ayudar a un trasplante de uno de los chicos del lugar. En realidad, yo hago más de nexo, visibilizando situaciones o lugares para poder acercar a la gente que está dispuesta a dar una mano.
-Con Huella Saint-Gobain cubrís la parte de infraestructura y se van agregando cosas cuando la gente que se suma. Es un efecto dominó.
-Sí, claro. Lo de la Huella Saint-Gobain es la base de todo. Es un programa que ya lleva más de diez años con nosotros, los deportistas, como embajadores, buscando mejorar la infraestructura de los lugares, con sus materiales pero además con la capacitación de la gente que trabaja en cada uno. En este caso con el arreglo de los techos y las paredes de los edificios que tiene este hogar que, además de hogar de chicos, tiene una casa de la mujer para luchar contra la violencia de género. Pero, a la vez, parte de la huella que deja es abrir la puerta de la solidaridad y que otras personas o empresas se vayan sumando a la movida solidaria que tan importante es.

-¿Y a vos qué te genera el ayudar?
-Te reconforta, te hace sentir bien, porque ves que tu imagen, todo lo que hiciste, tiene una utilidad que va más allá de lo deportivo. Es hermoso poder dejar algo en la comunidad, dejar esa huella de la que habla el programa. Y, además, te sirve para tomar dimensión y ver la vida desde otra perspectiva. Cuando vas a un lugar así, con chicos con tantos problemas, te das cuenta que a veces te quejás de lleno. Conocer estas realidades te hacen un poco mejor como persona, el ver los privilegios que tenés y que, con un poco, nada más, podés dar una mano, visibilizar realidades que no se conocen. Y el tener ese compromiso que nos hace sentir bien a todos.
-Antes de Tokio visitaste el Hogar El Alba y tuviste una experiencia muy linda con los nenes y nenas del lugar, con la gente que pone el cuerpo cada día para hacerles un poco menos traumática la vida a estos peques, aunque a la vez siempre es duro… ¿Cómo fue la nueva vivencia?

-Y sí, es difícil… Me pasó que una nena se me acercó y me preguntó si podía hacerme una consulta y, cuando le dije que sí, me preguntó cuándo iba a volver a estar con su mamá… Me partió el alma. Lo único que quería era ir con su mamá y tal vez no podía por alguna situación de violencia en su casa. Eso es devastador, no te entra en la cabeza que una nena tenga que pasar por algo así… (se emociona). Pero bueno creo que, a veces, te tienen que pegar así las cosas para que te des cuenta de lo afortunado que somos, de la vida que tenemos. Y, a la vez, en esa mezcla de sentimientos que te invaden, también te sentís bien, porque si bien no vas a cambiar el mundo, al menos aportás un granito de arena para que la vida de otras personas que sufren sea un poquito mejor. No sé si alcanza pero es lo que podemos hacer y para eso vale el compromiso.

Cuando la Peque no necesita ganar medallas para dejar una huella.

Julián Mozo, Prensa Huella Saint-Gobain 

Deportes

Werner logró el bicampeonato en un final polémico en El Villicum

El entrerriano Mariano Werner, con Ford, se consagró hoy bicampeón de Turismo Carretera (TC) en El Villicum, en el departamento de Albardón de San Juan, tras un final polémico por un toque del ganador, el bonaerense Germán Todino (Torino) al uruguayo Mauricio Lambiris (Ford), que salió segundo y necesitaba triunfar para lograr el título, que opacó la emotiva despedida de la actividad del séptuple campeón, el saltense Guillermo Ortelli.

La final del TC, pactada a 20 giros al trazado sanjuanino de 4.620 metros, tuvo todos los condimentos para que el comisariato deportivo de la ACTC trabajara a destajo para confirmar la clasificación, ya que hubo una denuncia del uruguayo Mauricio Lambiris (Ford) contra el ganador, el bonaerense de Rivera, Germán Todino (Torino).

La suerte en las series fue dispar entre los tres principales candidatos a la lucha por el título, Mariano Werner, Mauricio Lambiris, ambos con Ford, y Agustín Canapino, con Chevrolet, primero, segundo y tercero, respectivamente, en la tabla de la Copa de Oro.

El uruguayo Lambiris fue el ganador de la segunda serie clasificatoria, y lo posicionó para largar en la primera fila de la final, junto al triunfador de la primera batería, el bonaerense Germán Todino (Torino).

Los otros dos postulantes al título, Agustín Canapino y Mariano Werner, culminaron terceros en la segunda y tercera manga, en posiciones expectantes en la grilla de largada de la final.

Cuando se apagó el semáforo en la larga recta del Villicum, picó en punta Lambiris y pegado a su cola el joven Germán Todino (21 años recién cumplidos), y lo acosó varias vueltas y le mostraba la trompa de su Torino en cada curva, pero el uruguayo se mantenía firme al frente.

La lucha de Canapino y Mariano Werner era intensa para ganar posiciones, sobre todo para el arrecifeño, que necesitaba descontar muchos puntos y terminar varios puestos delante del entrerriano y el uruguayo.

Promediando la carrera, en una de las últimas curvas del trazado sanjuanino, Todino quiso sacar al auto tras un acercamiento a Lambiris, y rozó con la trompa de su Torino la cola del Ford del oriental, y eso fue un golpe de escena fundamental.

Dos o tres vueltas después, Todino superó la resistencia de Lambiris, que en principio se temió por la integridad de un neumático trasero (pidió a su box que tengan preparada uno de repuesto), y también si la trompa del Torino iba a aguantar sin romperse toda, ya que si eso ocurría debía ingresar a boxes a cambiarla.

De no haber ocurrido el incidente con Todino, Lambiris marchaba firme a ganar la carrera y, nada menos que el primer campeonato para un extranjero en el TC, que no era poco, porque a Werner no le alcanzaba para defender su título.

Precisamente Canapino y Mariano Werner se encontraron en pista y el arrecifeño superó al entrerriano con roce incluido, y entre ellos se intercalo Luis José Di Palma con su Ford, quien tuvo con Werner varios encontronazos en carreras pasadas.

Tras la bandera a cuadros, los festejos en el equipo de Omar "Guri" Martínez, no se hicieron esperar, mientras que el dueño del equipo para el que corre Mauricio Lambiris, Laureano Campanera, se dirigió raudamente al móvil que ocupan los comisarios deportivos de la ACTC.

Pero la denuncia del equipo LCA de Campanera, no prosperó, tras analizar videos de los autos y si el toque perjudicó el rendimiento del Ford de Lambiris, y la clasificación fue confirmada por la ACTC, lo que le permitió a Mariano Werner, que finalizó noveno, alzarse con su segundo campeonato de TC.

Antes del caótico final, el séptuple campeón de TC, el saltense Guillermo Ortelli, le dijo adiós al automovilismo y al TC, donde corrió 28 temporadas cargada de éxitos en la popular categoría.

Desde que puso en marcha hoy su Chevrolet, Ortelli irrumpió en llanto varias veces, y cuando se dirigió a la grilla, fue escoltado por sus rivales, y al paso por las tribunas hasta la hinchada de Ford lo ovacionó en clara muestra de respeto y admiración, y fue homenajeado en la grilla por las autoridades de la ACTC y la gobernación de San Juan.

Fueron muy emotivos los abrazos con sus colegas, de todas las marcas, y algunos le decían cosas al oído, como el "Tanito" Leonel Pernía, que lo hacían emocionar y llorar a la vez, como lo hizo tras el apretón de Agustín Canapino, quien lo invitó a Ortelli a unos 200 kilómetros del Súper TC2000, y los ganaron con un Chevrolet Cruze

Ortelli llegó a las 400 carreras dentro del Turismo Carretera, y fue todo un récord para el piloto de Salto que tiene siete títulos dentro de la categoría.

Debutó en una edición de las "2 Hs de TC" en el autódromo de Buenos Aires en 1994, y en esa oportunidad compartió la butaca del Ford de Fabián Andrés Acuña, y fue un estreno triunfal porque se llevaron la victoria.

En 1995 comenzó como titular en otro Ford y en la temporada 97 comienza su relación con la marca Chevrolet donde nunca más la abandonó, y el saltense se convirtió, para los hinchas del "Moño", en el ídolo máximo.

Ganó en 32 oportunidades y subió al podio 98 veces, y Guillermo Ortelli fue el primer campeón con sistema de etapa regular y Copa de Oro.

En la tabla de mayores campeones del TC se encuentra segundo detrás de Juan Gálvez que tiene nueve títulos, y corrió 28 temporadas en la categoría.

En tanto que el bragadense Kevin Candela (Ford) sumó la victoria clave que necesitaba para ser nuevo campeón del TC Pista, además de quedarse con la Copa de Plata, tras un final espectacular como ajustado en la última carrera del año, disputada en el autódromo de El Villicum de San Juan.

En segundo lugar finalizó el neuquino Lautaro De La Iglesia (Dodge) y tercero fue el entrerriano Agustín De Brabandere ((Ford).

La diferencia entre los dos primeros en el cierre de la carrera fue de 10 milésimas, en un final como se dice en el turf, de bandera verde.

Continuar Leyendo

Deportes

ALDOSIVI RECIBE A ARGENTINOS

Aldosivi de Palermo, recibirá este lunes en el estadio Minella desde las 19.15 a Argentinos Juniors en una buena ocasión para cerrar la campaña con un triunfo como local.

Para este encuetroo, el entrenador Martín Palermo realizaría tres modificaciones respecto del equipo que viene de caer en Córdoba ante Talleres por 2 a 0. En la defensa, no llegó a recuperarse del desgarro Mario López Quintana pero no permanecerá como primer marcador central Emanuel Iñiguez sino que regresará a ese lugar Fabricio Coloccini.

Además, los otros dos cambios planificados serían los regresos de los dos jugadores que no estuvieron en tierras cordobesas por sanción. Leandro Maciel, uno de los fijos en el medio campo de la mano del ‘Titán’ ingresaría por Gastón Gil Romero luego de sus 5 amarillas y en ofensiva, regresará el goleador Martín Cauteruccio que cumplió una fecha por haber sido expulsado ante San Lorenzo luego de un cruce con Ortigoza. Ocupará el lugar de Grahl en cancha y de Iritier en la nómina

De esta forma, la alineación sería con José Devecchi; Rufino Lucero, Coloccini, Marcos Miers y Fernando Román Villalba; Malcom Braida, Francisco Cerro, Maciel y Federico Milo, Gabriel Hauche y Cauteruccio.

En la lista de convocados, ingresó Luis Ingolotti como arquero suplente, los hermanos Insúa (uno faltó por sanción y otro por lesión) en lugar de los juveniles Morello y Laquidain y Federico Gino que también superó una dolencia muscular.

Continuar Leyendo

Deportes

Bandera a cuadros para Hamilton

El británico Lewis Hamilton (Mercedes) se impuso hoy sobre el neerlandés Max Verstappen (Red Bull) en el Gran Premio de Arabia Saudita y lo igualó en puntos en la clasificación general cuando resta una fecha en la temporada de Fórmula 1.

De esta forma, el piloto de Mercedes alcanzó en la punta del campeonato al neerlandés Max Verstappen (Red Bull), que fue segundo y ambos definirán el título el próximo domingo. El podio lo completó Valtteri Bottas (Mercedes).

Continuar Leyendo