Seguinos

Ciudad

Persiste la dispersión de precios en alimentos de consumo masivo

17 de marzo de 2021

El Observatorio de la Universidad Fasta mide, desde 2014, la dispersión de precios en 25 productos alimenticios idénticos en distintas zonas y tipos de comercios ubicados en Mar del Plata. Los resultados del último estudio confirman una vez más el alto grado de variabilidad entre los valores de algunos de los productos más consumidos por la población.

En un contexto de elevada y persistente inflación, el Observatorio Universitario de Fasta advirtió sobre el alto grado de dispersión que presentan los precios de 25 productos alimenticios envasados, considerados entre los más consumidos por la población.

El informe se basa en un relevamiento realizado durante la primera semana del mes de marzo, mediante el cual fueron registrados los precios de venta de un conjunto de artículos de marcas y presentaciones idénticas.

El trabajo de campo se desarrolló durante una misma jornada en 48 comercios de venta minorista distribuidos en 8 zonas de la ciudad, incluyendo a dos despensas, dos minimercados y dos supermercados por zona.

Al medir la dispersión absoluta, es decir la diferencia entre los precios mínimos y máximos, se observó que los productos que presentaron los valores más dispares fueron el queso cremoso, el aceite de girasol, la manteca y el café. A modo de ejemplo, para el kilo de queso cremoso se registró un precio mínimo de $430 y un máximo de $760, para el aceite de girasol, $90 y $234, para la manteca, $70 y 189 y para el café de $100 y $212,9.

Para poder comparar la variabilidad de los precios de los productos seleccionados (desde 2014, fueron relevados los mismos 25 productos), también se midió la dispersión relativa, es decir el porcentaje de variación en relación al precio promedio de cada producto. Como resultado se determinó que la polenta (31%), el té (25%) y el azúcar B (25%) fueron los que presentaron la mayor diferencia de precios en referencia a su valor promedio. Mientras, el azúcar A (9%), las salchichas (9%) y los tallarines (10%), mostraron la menor dispersión relativa.

Otro de los resultados obtenidos, consideró el comportamiento de los precios en función de su ubicación geográfica, siendo la zona número 8 (delimitada por Arturo Alió, Río Negro, San Juan y Alvarado) la que presentó una mayor dispersión relativa con un coeficiente de 13,58%. Y la zona con menor dispersión relativa fue la número 6 (Carlos Gardel, Alvarado, Italia, Juan B. Justo, Av. Centenario (Champagnat) e Irala), con un coeficiente de 5,17%.

El Observatorio de la Ciudad pudo establecer que el comercio que ofrecía los 25 productos relevados al precio más bajo, lo hacía por un valor de $2592, y el más caro por $3375, con una diferencia de 30,2% entre ambos. Sin embargo, para conseguir la totalidad de estos productos al menor precio posible, un consumidor debería recorrer 7 de las 8 zonas en las que se dividió a la ciudad y visitar 19 de los 48 comercios relevados, concurriendo a 10 supermercados, 5 minimercados y 4 despensas diferentes.

Al describir las principales conclusiones que arrojó el estudio, el coordinador del Observatorio, Gabriel Coronello Aldao, señaló que los datos muestran que “en contra de lo que suele indicar la teoría económica clásica no siempre los precios de productos idénticos presentan un mismo valor en un mismo mercado y en un mismo momento”. 

“Los contextos de inflación generan múltiples problemas en el funcionamiento del sistema económico. Una de ellas consiste en las dificultades de la oferta y de la demanda para determinar los precios adecuados. En definitiva, quien vende duda sobre cuánto debe cobrar y fundamentalmente quien compra no tiene referencias sobre cuánto debe pagar”, explicó. 

Al comparar los resultados del estudio con los obtenidos desde 2014 a la fecha, se advirtió que, tal como se comprobó en el pasado, la dispersión de precios asociada a los altos niveles de inflación es un fenómeno evidente y persistente en Mar del Plata.

Ciudad

Fiesta sobre las olas

El californiano Andy Nieblas dio cátedra en nuestras olas y en Mardel y Chapa se aprovechó su presencia para organizar un torneo top, un desafío arriesgado, una charla para chicos y un minirecital con Fer Ruiz Diaz y Señor Flavio. Perros de la Calle hizo un programa especial.

Andy Nieblas es uno de esos tipos que parecen sacados de otra época: su pelo largo y bigote tupido le dan una imagen retro que se completa cuando uno lo ve en las olas, con un estilo muy particular, un logger de alma que navega con un arte que pueden disfrutar hasta los que nunca vieron surf. Una manera única, típica de aquellos que nacieron para este deporte. Flaquito, casi desgarbado, tampoco es el prototipo de surfista que tiene el imaginario popular, pero cuando va al agua, uno se da cuenta por qué es una figura mundial, rider de Quiksilver global. Por estos días su eximia calidad la demostró en nuestras rompientes, inspirando a quienes estuvieron cerca suyo y siendo la excusa para una verdadera fiesta surfera en Chapadmalal.

Flavio y Fer Ruiz Díaz zaparon e hicieron vibrar el patio del Ala Moana Chapa para cerrar la tertulia surfera. 

El jueves llegó a Mar del Plata y rápidamente se metió a surfear con el team Quiksilver y Roxy, el finde dio cátedra en una demo que hizo junto a su novia (Makala Smith), también talentosa surfista, para cerrar el Ala Moana Longboard Fest, torneo de elite que significó la primera fecha del circuito argentino de tablas largas que se realizó en el balneario Chapatrapa y en su último día aceptó un desafío de Fernando Aguerre. El marplatense, responsable de que el surf sea olímpico, mandó a construir una tabla similar a las que, hace 100 años, usaba su referente, el Duke Kahanamoku, hawaiano a quien se considera el padre del surf moderno. Hablamos de un tablón simple de madera, ancho y largo, que pesa 40 kilos, cuando un longboard promedio no supera los 10. Costó llevarlo hasta la playa de Waikiki y sus limitaciones, en especial su peso, preocupó a todos. ¿Cómo hará para maniobrarlo? Nieblas lo llevó al agua con total naturalidad, pasó la rompiente y surfeó olas, entre decenas de surfistas, como si fuera una tabla moderna. Todo sin pita. Impactante. 

El programa Perros de la Calle hizo una transmisión especial durante el día del torneo.

Andy, en realidad, cautivó a cada paso. Fuera y dentro del mar. Extravagante, carismático, lució su sentido del humor y forma de ser simple y relajada a cada instante, sin aires de estrella, respetando, agradeciendo y sintiendo el privilegio de haber sido invitado de forma especial por Quiksilver Argentina. Disfrutó de las comidas, sobre todo de la carne, y del trato cálido de los argentinos, a quienes se adaptó rápidamente- y terminó dando una charla para chicos en la academia de surf del balneario Honu Beach. Claro, nada de lo que pasó fue casualidad. Lo que disfrutamos en estas tierras tiene que ver con su esencia y raíces… 

En la fiesta, el padre del surf olímpico le entregó el Olimpia de Plata 2022 a Santi Muñiz.

Descendiente de una tribu estadounidense nativa, los Acjachemen Juaneños, históricamente sojuzgados y no reconocidos, Nieblas arrancó con el surf por su propia cuenta. Pese a ser de California, spot icónico de este deporte, recién fue en un viaje a Hawaii cuando le insistió a sus padres de meterse al agua. Nadie surfeaba en su familia, pero él, con ocho años, pidió alquilar una tabla y se fue a una playa con una ola tranquila. Cuando pudo pararse por primera vez, quedó flasheado y ya no paró. Pero, claro, como buen chico que no nació en cuna de oro, siguió como pudo. Al principio con una tabla que encontró en un tacho de basura. Aprendió mirando, nunca tomó una clase, pero enseguida descubrió su especial conexión con el mar que explica un estilo único que genera reminiscencias con el mítico Gerry López. Andy es un caso especial: no sucede habitualmente que alguien llega a la cima arrancando de una base tan baja, más tarde de lo habitual, sin familiares que lo aconsejen y con tan pocos recursos. Y, en su caso, por talento y singularidad, está llamado a marcar una era.

No hay dudas que Andy nació para esto. Queda claro al verlo manejar su longboard -tablas de más de 2m75- como si fuera una corta, leer el mar como pocos y mostrar una sensibilidad tan especial en el agua que a veces le permite tomar ola hasta sin remar… Ya sobre la tabla, no para de crear. “Cuando surfeo tengo la mente en blanco, me dejo llevar y todo sale naturalmente”, admite. Es literalmente un artista que camina hacia adelante y atrás, gira y hasta parece bailar, incluso cambiando de dirección en la ola. Prefiere divertirse en el agua, aunque ha competido, ganando tres veces el Duct Tape Invitational, el torneo más prestigioso de tablas largas creado por Joel Tudor, el longboarder más importante de la historia. Justamente algunos creen que Nieblas es su continuidad, nada menos. 

Fer Ruiz Díaz, Nieblas, Aguerre y el mítico Donald. Música y surf. 

También muestra un alto nivel surfeando con tablas cortas, algo que se puede disfrutar -igual que de su carisma- en su documental Spam, pero él prefiere las largas. “El longboard me eligió a mí, no al revés”, admitió mientras disfrutaba del Longboard Fest, evento presentado por Ford, auspiciado por Quiksilver y Roxy, que tuvo a los mejores exponentes de esta disciplina a nivel nacional (45 inscriptos). Los ganadores de cada categoría fueron Martín Pérez, Evelyn Gontier (ambos en Open), Marco Calandra y Vera Jaricz (en Junior), pero las 700 personas que se dieron cita en Chapatrapa para apreciar surf desde los acantilados disfrutaron de todo, al ritmo de la música de un DJ y en un día que amenazó con lluvia pero regaló hermosos momentos de sol. Ni hablar de los riders e invitados, que tuvieron desayuno, almuerzo y sector de hidratación, con un living armado para la ocasión en el sector más alto del acantilado.

El evento, además, contó con la presencia en vivo del programa radial Perros de la Calle y la tertulia surfera se completó a la noche, en el patio del Ala Moana de Chapa, con un épico recital improvisado. Tocaban Lost Marplas, los hijos de Flavio Cianciarulo con la presencia del bajista de los Cadillac pero, de repente, un amigo de la casa, de Aguerre y Ala Moana, Fernando Ruiz Diaz, subió al escenario para reencontrarse con su amigo y ahí se produjo un momento muy especial. Los 120 invitados explotaron con la versión del León Santillán y luego quedaron extasiados cuando ambos se pusieron a zapar, a tocar temas encadenados. Nada fue casualidad. El surf los unió y ellos desplegaron un talento muy especial. 

Abajo del escenario uno de los que más disfrutó fue Nieblas, bailando y con una sonrisa dibujada en su rostro. “No pudo ser mejor mi visita. Encontré muy buenas vibras. La gente me pareció muy amigable, y cálida, me encantó la comida, sobre todo la carne, me sorprendió la cultura de surf y de playa que tienen, con similitudes al estilo de California. Disfruté de cada momento, como me gusta a mí, tanto en el agua como afuera”, contó Andy. Fueron días muy especiales. En realidad una verdadera fiesta surfera en Chapa y Mardel.

Gentileza: Julian Mozo

Video: Alejandro Ingrassia

https://www.youtube.com/watch?v=QVbKz507Z54&feature=youtu.be

Continuar Leyendo

Ciudad

NO SE OLVIDEN!

1997 - JOSE LUIS CABEZAS - 2023

Continuar Leyendo

Ciudad

Rechazan amparos para que la Corte revea la exploración petrolera

La Cámara Federal de Mar del Plata declaró inadmisible los recursos extraordinarios interpuestos contra la decisión que autorizó las actividades de exploración petrolera.

Tanto la firma Equinor como las organizaciones ambientalistas -como Greenpeace Argentina- interpusieron recursos para que la Corte Suprema de Justicia de la Nación revea la decisión adoptada en diciembre pasado.

La causa ingresó en el Juzgado Federal N°2 de Mar del Plata hace apenas un año. El juez federal Santiago Martín, a cargo de la causa, consideró que la declaratoria de impacto ambiental presentada por Equinor y aprobada por el Ministerio de Ambiente no solo no cumplía con los requisitos exigidos por la justicia, sino que explícitamente reconocía un daño a la ballena Franca Austral y el ecosistema marino.

Sin embargo, dicha resolución fue apelada por la empresa y el Estado. Meses más tarde, la Cámara Federal de Mar del Plata levantó una medida cautelar que frenaba, desde hace poco más de un año, la exploración sísmica offshore con fines petroleros frente a Mar del Plata, a 300 kilómetros de la costa, impulsadas por la empresa noruega Equinor, en sociedad con Shell e YPF.

El Tribunal dispuso, entre otra cuestiones, que las actividades de prospección sísmica “no deberán llevarse a cabo a una distancia menor a 50 kilómetros del sector” que comprende la zona denominada “Agujero Azul”.

El juez Eduardo Jiménez y el conjuez Bernardo Bibel señalaron que la decisión cuestionada “no constituye un pronunciamiento definitivo, no cumplimentando en este sentido uno de los requisitos mínimos que tornen viable el recurso extraordinario intentado”.

“Es que no cabe ninguna duda de que aun luego de dictada la resolución recurrida, el derecho de fondo que se discute no deja de ser litigioso, y la cuestión abordada podrá reeditarse ante eventuales nuevos fundamentos”, explicaron los magistrados, por lo que concluyeron que “no se cumplimenta uno de los requisitos mínimos y básicos que tornen viable el recurso extraordinario intentado, cual es que la resolución atacada sea definitiva, o por sus efectos, reúna el carácter de tal”.

El proyecto se encuentra cada vez más demorado y afirman que su continuidad corre serio riesgo; mientras que las organizaciones ambientalistas alegan que especies ballenas, delfines y pingüinos están en peligro por la amenaza de los bombardeos sísmicos que se utilizan para localizar petróleo en el fondo marino.

Continuar Leyendo