Seguinos

País

Pobreza subió al 40,9%

30 de septiembre de 2020

Tras el efecto de la cuarentena producto del coronavirus, la pobreza llegó al 40,9% en el primer semestre del año, lo que implica que unas 18,6 millones de personas en todo el país no logran cumplir con sus necesidades básicas.

En tanto, la indigencia trepó al 10,5%, lo que implica 4,8 millones de personas que a junio padecían hambre, según informó esta tarde el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Con estos drásticos números, quedó evidenciado el fuerte impacto que la parálisis económica por la pandemia generó en el empleo y los ingresos de la población. En comparación con el último semestre de 2019, el incremento fue de poco más de cinco puntos porcentuales. Entre junio y diciembre del año pasado, la pobreza llegó al 35,5 por ciento.

La cifra dada a conocer es la más alta desde primer semestre 2004 que fue del 44,3%. A fines del 2001, antes del estallido de la convertibilidad, la pobreza se ubicaba en el 38,3% y en el segundo semestre del 2002 saltó al 57,5%.

El dato es más alarmante si se lo mide de modo trimestral, algo que el Indec no hace pero sí los privados. Según sus proyecciones, realizadas a partir de la base de datos de ingresos del propio organismo estadístico, en el segundo trimestre del año la pobreza saltó al 47%, pero luego el dato semestral fue atenuado porque incluye la cifra del primer trimestre cuando no había pandemia.

Por eso, si se compara el dato del trimestre abril-junio con respecto al primero, cuando todavía la Argentina no estaba en pleno aislamiento, la suba de la pobreza fue de 12 puntos porcentuales, ya que saltó del 35,5% al 47%. Ello equivale a 5 millones más de personas pobres y casi 2 millones más de indigentes en esta Argentina que tanto duele.

País

El consumo cayó por segundo mes consecutivo

El consumo de los argentinos cayó 8,7% en abril interanual y sumó su segunda baja consecutiva, de acuerdo con un informe de la consultora privada Focus Market. Así, el acumulado del primer cuatrimestre del año reflejó un resultado negativo del 3,1%, pero un crecimiento del 53,6% en facturación, en comparación con el mismo período de 2021.

Según el informe, si bien el interior del país muestra tasas positivas, en marzo y abril de este año se evidencia una fuerte retracción. “En el acumulado 2022, el consumo aún persiste con tasas positivas en autoservicios. En el caso de las grandes superficies, muestra un pequeño crecimiento del 0,8%. Sin embargo, en abril, en forma desestacionalizada, todas las tiendas perdieron consumo. El ticket promedio de compra crece por la nominalidad de la inflación pero cae en volúmenes”, indicó en su informe la consultora.

El informe reveló que mientras una familia tipo requiere unos $ 42.500 mensuales para acceder a una canasta básica alimentaria, considerando el programa Precios Cuidados, por fuera de ese plan oficial la misma canasta requiere $45.000, a nivel país. Pero en Capital Federal y el primer cordón del conurbano bonaerense se necesitan entre $ 7.000 y $ 8.000 adicionales.

Al analizar la situación de consumo por productos, todos retrocedieron en abril: Alimentos y Cuidado Personal son los que registraron la mayor retracción, mientras que Bebidas y Limpieza presentaron variaciones negativas de menor magnitud en el acumulado 2022. El retroceso en Bebidas fue apalancado por las Alcohólicas, que cayeron 3,5% mientras que las que no tienen alcohol avanzaron 0,2%

En el marco del informe se consideró que las paritarias “intentan compensar la pérdida de poder adquisitivo de 9 millones de personas. Pero el resto de los argentinos viven de un ingreso no constante con su trabajo, comercio o pequeño emprendimiento”.

Continuar Leyendo

País

Fuman pipa de la paz

Desde la Unión Tranviarios Automotor (UTA) informaron que se dejó sin efecto el paro, por lo que el servicio de transporte público de pasajeros se normalizará en la ciudad.

Luego de varias  reuniones entre UTA y la representación de los empresarios tranviaruos, se acordó suscribir el acuerdo salarial, por lo que se anunció dejar sin efecto la medida de acción gremial dispuesta para jueves y viernes.

Cabe recordar que el reclamo fue en el marco del pedido para que los trabajadores del transporte de pasajeros del interior reciban el mismo incremento salarial que les otorgaron a los choferes del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Continuar Leyendo

País

Audiencia pública: Aysa prevé subir 32% las tarifas

La Audiencia Pública en la que se debatirá el ajuste tarifario del 32% acumulado propuesto por la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) para este año, se realizará mañana a partir de la convocatoria realizada por la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica del Ministerio de Obras Públicas.

La Audiencia Pública, que estará a cargo del Ente Regulador de Agua y Saneamiento (ERAS), se desarrollará mediante una plataforma digital y comenzará este jueves a las 10.

La instancia de participación será presidida por el secretario de Obras Públicas, Carlos Augusto Rodríguez, en uso de las facultades de Autoridad de Aplicación del Marco Regulatorio para la prestación del servicio público de agua potable y desagües cloacales.

En la propuesta de actualización tarifaria, a través de dos incrementos del 20% en julio y 10% en octubre, la empresa pública describe una situación de "larga data", que implicó que "los actuales niveles tarifarios resultan sensiblemente menores a los establecidos como de equilibrio económico-financiero en el marco regulatorio".

"Los ingresos tarifarios no alcanzan a cubrir la totalidad de los costos derivados de la prestación de los servicios", aseguró la empresa presidida por Malena Galmarini en su presentación.

La empresa estatal indicó que a diciembre de 2021 los ingresos tarifarios solo cubrían el 49,5% de los costos operativos, situación que podría agravarse en caso de continuar con el congelamiento tarifario iniciado a principios de 2019, en el tramo final de la presidencia de Mauricio Macri.

Para evitarlo, la compañía propició un incremento inicial del coeficiente de modificación "K" del 20%, que pasaría del actual valor de 37,2918 a 44,7502 a partir del 1 de julio, más otro incremento del 10% en octubre, con lo que el coeficiente se ubicaría en 49,2252.

Los dos aumentos acumulados representarían una suba del 32% a lo largo del año.

AySA no recibió subsidios para el financiamiento de gastos corrientes en 2021, pero percibió $2.452 millones para la atención de gastos de capital, de acuerdo con el informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP).

La compañía reseñó la situación tarifaria a partir de 2002, cuando luego de la caída del régimen de Convertibilidad se renegociaron los contratos con las empresas de servicios públicos.

Por entonces, el servicio de agua corriente en el área metropolitana estaba a cargo de la compañía privada Aguas Argentinas.

"Desde el 2002 al 2011 el congelamiento tarifario fue absoluto", señaló, para agregar que ese último año se procedió a un aumento del 290% para una franja de 169.671 usuarios y del 74,35% para el resto.

En la gestión macrista se aplicaron sucesivos aumentos en las tarifas, en especial uno "singularmente importante" del 216,7% en 2016, que llevó la cobertura de costos a un 77%, indicó AySA.

Los últimos ajustes fueron todos en 2019, del 17% en enero y del 27% en mayo.

La semana pasada se llevaron a cabo una serie de tres audiencias convocadas por la Secretaría de Energía, en las que se analizaron los precios de producción de gas natural, la tarifa estacional de electricidad y la segmentación de subsidios en las tarifas en gas y luz.

La repartición dirigida por Darío Martínez reiteró que la totalidad de los beneficiarios de tarifa social de gas no serán alcanzados por un nuevo incremento durante este año, mientras que para los usuarios de electricidad del Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) que tienen este beneficio, la nueva corrección no superará el 6% en promedio.

En tanto, el 10% de los usuarios residenciales de los servicios de gas y electricidad con mayor capacidad de pago dejarán de recibir el beneficio del subsidio a la energía, por lo que para la mayoría de los usuarios residenciales de Edenor y Edesur -excluidos quienes son beneficiarios de tarifa social- las facturas de luz tendrían una corrección en promedio de 17%.

Por su lado, esa corrección promedio para la mayoría de los usuarios de gas del país se ubicará en 21,5%, con leves variaciones según las regiones.

Continuar Leyendo