Seguinos

Ciudad

Por asistencia financiera

3 de junio de 2020

La cifra solicitada de $ 42,2 millones por la comuna a la Provincia para el pago de sueldos es mucho inferior a la que debió pedir el mes pasado. Se trata de un desembolso sin costo financiero para el municipio.

Con el objetivo de pagar los sueldos municipales,  el gobierno de Guillermo Montenegro le solicitó a la Provincia una partida de $ 45,2 millones del Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal, que deberán ser devueltos a través de retenciones en la coparticipación. La decisión quedó oficializada en un decreto del intendente publicado en el Boletín Oficial, y se suma a los $ 190 millones que ya había solicitado el mes pasado.

El pedido al gobierno de la provincia, también firmado por el secretario de Hacienda Germán Blanco,  señala entre los argumentos que “la crisis sanitaria, económica y social impacta sobre el normal funcionamiento de la administración municipal, que se ve en la necesidad de atender mayores demandas de gastos en un contexto de caída de la recaudación de tributos”.  Y apunta que “este derrumbe en la recaudación entorpece la situación financiera municipal en un escenario de mayor demanda de gastos en pos de paliar y atender la emergencia”.

Para el municipio resulta indispensable tomar medidas para sostener las finanzas municipales, a través de la utilización de herramientas específicas que posibiliten a las comunas atender su normal funcionamiento y, a la vez, cubrir las necesidades ocasionadas por la pandemia de Covid-19. “En aras del impacto en las cuentas públicas municipales, deviene necesario el acceso a un refuerzo económico a través del Estado Provincial a fin de hacer frente a eventuales pasivos en las cuentas”, agrega.

Tambien puntualizan que “se requiere en esta instancia la solicitud de los recursos del ‘Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal’, creado por el Decreto Provincial N° 264/20, con el fin de contribuir con el pago de los sueldos de los empleados municipales”.

Los fondos – se  aclara- se devolverán “dentro del ejercicio fiscal 2020 por medio de la retención de los recursos que le corresponde a este municipio en virtud de la Coparticipación Provincial de Impuestos dispuesta por la Ley N° 10559 y modificatorias, de acuerdo al cronograma que al efecto se determinará”.

En principio, tanto en septiembre como en octubre y en noviembre la Provincia le retendría al municipio $ 11 millones, mientras que en diciembre serían $ 12,2 millones para completar la devolución. Sin embargo, el cronograma “podrá modificarse en función de las necesidades provinciales y municipales, en la medida que no supere el ejercicio fiscal 2020 y cuente con la conformidad previa de la Subsecretaría de Coordinación Económica y Estadística dependiente del Ministerio de Hacienda y Finanzas del Provincia de Buenos Aires”, puntualiza el decreto.

La adopción de esta ayuda financiera, reembolsable sin costo de financiamiento, se instrumenta a través del Ministerio de Hacienda y Finanzas bonaerense. 

Según el intendente y su secretario de Hacienda, “la evolución de la situación epidemiológica exige que se adopten medidas rápidas, eficaces y urgentes, por lo que deviene imposible seguir los trámites ordinarios para la sanción de ordenanzas emanadas del Deliberativo”.

La medida “tendrá implementación y efectos inmediatos” y luego deberá ser convalidada por el Concejo Deliberante.

Ciudad

CRISTO ES NUESTRA PAZ

Se Cumple el 5to aniversario de ordenación de mons eñor Mestre como obispo. Misa viernes 28.

A cinco años de pastoreo del Padre Obispo Gabriel Mestre, se oficiará una misa de Acción de Gracias el viernes 26 a las 18hs en la Iglesia Catedral.

Bajo el título ‘Cristo es nuestra Paz’, el Obispado dio a conocer un comunicado por tal grato acontecimiento, que dice textualmente:

El 26 de agosto de 2017 el padre Gabriel Mestre recibía la ordenación episcopal. Una multitud se preparaba a participar en la ceremonia sin precedentes. La noticia de que el Papa Francisco había nombrado a un marplatense como obispo local había conmocionado a toda diócesis. Los obispos anteriores habían llegado de otras tierras y ahora, "uno de los nuestros", como resonaba el slogan, era elegido para pastorear a su pueblo.

Hoy podemos hacer memoria de la celebración y recordar la alegría de aquel día. La Catedral se vistió de fiesta, con sonidos populares y aplausos que conjugaban armoniosamente la solemnidad de los ritos litúrgicos y el clima de un hogar en el que la familia celebra. Su lema episcopal se repetía a viva voz y con melodía: “Cristo es nuestra Paz”. La frase elegida por el nuevo obispo hacía cercano el pensamiento de San Pablo en su carta a los Efesios aunque, en esta oportunidad, estaba dirigida a todos, evocando el don que sólo Cristo puede regalarnos, la paz.

En el lema se escondía el programa que el Pastor fue desarrollando en gestos concretos a lo largo de estos cinco años: su actitud alegre y abierta, su disposición para recibir a todos, su persona y su palabra como espacio de encuentro y de salida. Su mensaje como eco permanente del Evangelio que ha repetido que “sólo Dios basta” y que su amor es el fundamento que ha de centrar nuestro corazón y nuestros vínculos.

Su pastoreo no se centró en la sede episcopal, sino que se desplegó a lo largo y ancho de la diócesis recorriendo cuanto camino conduce a las ciudades, pueblos, parroquias, capillas, colegios del territorio. Un pastor con olor a oveja, según el decir de Francisco y con la frescura de quien ha descubierto que en el encuentro interpersonal acontece el misterio del amor de Dios que se manifiesta a cada uno.

También su servicio atravesó momentos de dificultad que tuvo que supo enfrentar con creatividad y valentía, entre ellos, la pandemia que implicó no sólo un esfuerzo de creatividad para seguir animando a su pueblo sino que lo hizo vivir los padecimientos de su gente en carne propia con la pérdida de su madre.

Pero todo esto no fue un obstáculo para que se realizara el primer Sínodo de la historia de la Diócesis, que hace poco llegó a su culminación.

Este 26 de agosto, cinco años después, es la ocasión para dar gracias por el don de su servicio y, junto a él, renovar la contribución de los creyentes al bien común y ahondar en la vivencia, transmisión y compromiso de la fe.

Mons. Gabriel presidirá la Santa Misa en el Hogar Landera de Necochea a las 11 hs. Ese mismo día a las 18 hs. presidirá la Eucaristía en la Catedral. Unámonos a la acción de gracias e invitemos a todos a participar. La Misa de Catedral será transmitida por las redes del obispado.

Adrián Nelso Lomello. Comunicaciones Obispado de Mar del Plata

Continuar Leyendo

Ciudad

Portada digital del 24/8/2022

Continuar Leyendo

Ciudad

Toda la información del día 24/8/2022

Continuar Leyendo