Seguinos

Deportes

Triunfazo en la altura

22 de abril de 2021

Después de 51 años, Boca Juniors logró un triunfo en la altura de Bolivia, al vencer por 1 a 0 sobre The Strongest, por la Zona C de la Copa Libertadores.

El planteo de Miguel Ángel Russo dejó en claro en los 3.650 metros de altura del estadio Hernando Siles, de La Paz, que sea por sapiencia o por capacidad de adaptación, su mano se vio claramente en el accionar de su equipo.

Y en esta oportunidad la sapiencia y la adaptación tuvieron que ir necesariamente de la mano, porque el técnico, salvo Carlos Tevez, al que él decidió dejar en Buenos Aires contra la voluntad del propio capitán del equipo de 37 años, puso en cancha todo lo que pudo poner, ya que entre lesionados, afectados de coronavirus y suspendidos, una docena de los 35 integrantes de la lista de buena fe tampoco viajaron a Bolivia.

La cuestión fue que, por decisión propia o, quizá, también por alguna sugerencia llegada desde el Consejo de Fútbol que conduce Juan Román Riquelme, los buenos resultados que le dieron en la mitad de la cancha los tres juveniles «canteranos» Cristian Medina, Alan Varela y Agustín Almendra en la victoria del fin de semana por 3 a 1 sobre Atlético Tucumán, fueron el disparador para que el trío repitiera en la hostil altitud paceña.

Ellos tres más Agustín Obando, también titular frente a los tucumanos, son cuatro productos de las inferiores boquenses que hoy empezaron en Copa Libertadores a transitar un camino de renovación con miras en las divisiones menores, antiguos proyectos de otras administraciones que hoy quieren reimpulsar Riquelme y compañía.

Y quizá cuando esté disponible Edwin Cardona, él y Tevez podrían ingresar por Obando y Franco Soldano, hoy titular en lugar del «Apache», y Russo habría encontrado definitivamente «el» equipo.

Soldano, que marcó justamente ante el «Decano» su cuarto gol con la camiseta de Boca con menos de 10 minutos en cancha, volvió a ejercer de «rueda de auxilio» como cuando Russo lo ponía como ladero de Tevez, aunque en esta oportunidad auxiliando «a todos».

Es que el ex-Unón, de Santa Fe, bajó permanentemente a campo propio para sorprender a los volantes bolivianos que manejaban la pelota desde atrás y sustraerles el balón.

Como si el aire le sobrara igual que en el llano, su gestión fue tan valiosa como esa habilitación de Almendra para Sebastián Villa apenas comenzado el encuentro, que el colombiano resolvió con una diagonal de derecha a izquierda, un enganche hacia fuera y un zurdazo alto que prematuramente sentenció el marcador.

Porque después, en el larguísimo trayecto de juego que quedaba por delante el «xeneize» no pasó sobresaltos, taponó bien la boca de acceso al área grande para evitar los disparos de media distancia de los locales, y así el ingreso a los últimos 20 metros de la cancha resultaron inaccesibles para los anfitriones.

Y ese gol fue clave porque justamente a Boca le evitó durante la mayor parte del encuentro tener que gastar un aire adicional en pos del mismo, ya que seguramente en el ideario de su entrenador habrá estado llevarse de La Paz bastante más que un potencial empate.

Sobre todo porque la sorpresiva victoria por 2 a 0 obtenida anoche por Barcelona, de Ecuador, en la propia casa de Santos, el verdugo brasileño que lo eliminó en las semifinales de la pasada edición de Libertadores, le abren una perspectiva de búsqueda del primer lugar del grupo muy promisoria de cara al futuro inmediato.

Los mencionados Tevez y Cardona le pueden prodigar las cuotas de fútbol y mayor profundidad de las que este equipo auriazul hoy adoleció, pero si realmente se las pueden insuflar, Russo habrá encontrado un Boca con pretensiones serias y justificadas de ir por todo y cada uno de los torneos que está jugando, vale decir las tres Copas: Libertadores, Argentina y de la Liga Profesional.

Y para jugar como visitante en terrenos áridos como el de hoy, formaciones como estas, con mezcla de experimentados y juveniles sin techo (sobre el final debutaron en la Copa otros dos pibes como Agustín Sandez y Luis Vázquez, que ya había actuado en la Liga), también pueden cerrar una ecuación que, si bien ante un discreto equipo como The Strongest, puede resultar ganadora.

SINTESIS

The Strongest: Daniel Vaca; Jesús Sagredo, Gonzalo Castillo, Fernando Marteli y José Sagredo; Ramiro Vaca, Diego Wayar, Raúl Castro y Jeyson Chura; Jair Reinoso y Willie Barbosa. DT: Alberto Illanes Puente.

Boca Juniors: Agustín Rossi; Julio Buffarini, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y Emmanuel Mas; Cristian Medina, Alan Varela, Agustín Almendra y Agustín Obando; Sebastián Villa y Franco Soldano. DT: Miguel Ángel Russo.

Gol en el primer tiempo: 7m. Villa (B).

Cambios en el segundo tiempo: 9m. Leonardo Jara por Almendra (B), 15m. Rolando Blackburn por Chura (TS), 18m. Nicolás Capaldo por Medina (B), 28m. Francisco Pastor por Marteli (TS), 39m. Rudi Cardozo por Ramiro Vaca (TS), Jaime Arrascaita por Castro (TS), 40m. Luis Vázquez por Obando (B) y Agustín Sández por Villa (B),

Amonestados: Wayar, Ramiro Vaca y Castillo (TS). Vázquez (B).

Árbitro: John Alexander Ospina Londoño (Colombia).

Cancha: Estadio Hernando Siles (La Paz).

Deportes

Devecchi es ‘tiburón’

El ex arquero de San Lorenzo de Almagro, José Devecchi llegó a un acuerdo y es refuerzo de Aldosivi, con vistas al segundo semestre del año.

Devecchi, de 25 años y oriundo de Corrientes, llegó a la ciudad  para finiquitar detalles y garantizar su incorporación al equipo que dirige el DT Fernando Gago. Estaría, en principio, vinculado con el club del puerto por 12 meses.

Hasta el momento, el ‘tiburón’ se aseguró el arribo del mediocampista santiagueño Francisco Cerro, quien ya entrenó durante la semana y actuó en Central Córdoba de Santiago del Estero en el semestre último.

Continuar Leyendo

Deportes

UNA CUOTA DE GOL

El delantero Alejandro Aranda firmó para el Club Aldosivi hasta diciembre de 2023. El juvenil proviene de Nueva Chicago.

Nació en Santiago del Estero el 8 de junio de 1995. Y llega al club como jugador libre.

En la imagen, Aranda junto al directivo del club del puerto, Ciro Lubrano, posa con la camiseta, tras la firma del contrato que lo vincualará hasta diciembre de 2023.

Foto Prensa Aldosivi

Continuar Leyendo

Deportes

“Reuniremos fuerzas para volver más fuertes que nunca”

Melisa Gretter, capitana de la Argentina que quedó descalificada en la AmeriCup de Puerto Rico por no poder presentar el mínimo requerido de siete jugadoras después de haber sufrido cinco casos de Covid-19, no puede ocultar sus sentimientos: “Tenemos mucha impotencia y tristeza porque hicimos mucho para cuidarnos y lamentablemente nos pasa todo esto en el momento menos indicado”.

La delegación nacional viajó a tierras boricuas después de casi 40 días de incansable trabajo bajo las órdenes de un cuerpo técnico y staff de primer nivel mundial con la ilusión a cuestas de hacer historia tras una preparación sin fisuras. Pero apenas unas horas después de pisar por primera vez el suelo caribeño llegaron las malas noticias: los positivos de Gretter y Agostina Burani, junto al contacto estrecho de Andrea Boquete -posteriormente también positivo-, castigaron a una Selección que recién se estaba acomodando en el Hotel Verdanza.

Los casos tuvieron un impacto inmediato en el combinado nacional. Con la preocupación primordial por el estado de salud de las jugadoras, Argentina debió afrontar su debut en el torneo con una rotación de apenas nueve integrantes. Aún pese a los contratiempos y la incertidumbre hasta último momento por la participación de Macarena Rosset, el conjunto de Gregorio Martínez venció a República Dominicana en el debut y cayó con dignidad frente a Puerto Rico en su segunda presentación.

Pero horas antes del trascendental y decisivo duelo frente a Venezuela, otra vez el virus irrumpió en el seno del plantel y le asestó un nuevo cachetazo a un equipo ya desguarnecido: Victoria Llorente dio positivo y Julieta Alé fue aislada por contacto estrecho. Con un plantel limitado a apenas siete deportistas, la FIBA decidió aplazar y reprogramar el partido frente a la Vinotinto a la espera de nuevos testeos que arrojaron los positivos de Diana Cabrera y del kinesiólogo Mario Piñeiro. Hoy, ya sin Cabrera y con Julieta Mungo aislada por contacto estrecho, el conjunto de Gregorio Martínez no pudo alcanzar el mínimo necesario de siete jugadoras y FIBA decidió darle por perdido los dos partidos -Venezuela y Estados Unidos- por "confiscación".

Después del anuncio, y mientras la delegación empieza su regreso al país con aquellas jugadoras y cuerpo técnico que no han dado positivo, Prensa CAB dialogó con la capitana, quien está aislada en su cuarto individual en el hotel, la igual que las otras chicas, quienes se encuentran en buen estado más allá de algunos síntomas leves, los cuales están siendo atentamente controladas por Mariano D'Elía, médico del equipo.

"Desde el momento que arrancamos la preparación para este torneo fuimos conscientes de que la posibilidad de contagiarnos estaba y que no éramos ajenas a este virus", reflexionó la base de 28 años que recalca los cuidados que se siguieron como parte del protocolo. Para Gretter, emblema del equipo, la situación que atravesó su equipo es una situación desafortunada sin responsabilidades internas porque siempre se cumplieron las medidas necesarias para extremar los cuidados.

"Desde el primer día nos cuidamos mucho, tomamos todas las precauciones posibles y nos ajustamos a los protocolos para reducir esa posibilidad de contagio al mínimo. Tuvimos seis hisopados en todo este tiempo, en más de un mes de preparación que hicimos para llegar acá. Se trabajó muy bien, hubo muchísimo esfuerzo en todas y cada una de las partes... Pero lamentablemente pasó, y sin dudas en el momento menos deseado por cualquier jugador o parte del equipo porque estábamos ilusionadas y veníamos teniendo muy buenas sensaciones como equipo. Fueron días muy duros de afrontar desde que nos llegó el primer resultado positivo. Sentimos mucha impotencia al no poder hacer nada para revertir la situación, pero por suerte los síntomas no están siendo importantes", explicó.

Gretter brindó más detalles de la frustración que es un denominador común en las entrañas de un equipo que atraviesa la decepción natural por no haber podido cumplir con el objetivo de su viaje: "Desde lo que fue Sunchales hasta el día de viajar estuvimos siempre controladas, por cuidados propios y también por la atención que tuvimos por los médicos del equipo y todo el staff de la CAB. Y si bien tuvimos días libres fueron días en los que nosotras nos quedamos alojadas en el hotel, ninguna fue para sus casas. Íbamos del Ramada a entrenarnos a Obras y el Cenard en un micro exclusivo para nosotras, y de ahí una vez que terminábamos el entrenamiento volvíamos al hotel. Todos los días fueron así. Por eso hoy tenemos toda esa impotencia y tristeza, porque hicimos todo bien y lamentablemente nos pasa todo esto en el momento menos indicado, que es ahora en el torneo".

Amén del triste desenlace en la AmeriCup, Gretter está convencida que en este proceso se gestó y afianzó un grupo que ni la tristeza ni el enojo ni la frustración podrán quebrar después de 40 días de trabajo codo a codo para asimilar una nueva filosofía de trabajo que consolidó rápidamente al grupo humano como un solo puño, una familia. El compromiso y el deseo de las jugadoras es inquebrantable, capaz de superar una prueba de fuego que Gretter confía en que terminará fortaleciendo a la Selección: "Estamos muy tristes porque nos pasa acá en el medio de un torneo, pero está más que claro que esto no nos va a desenfocar de lo que nosotras queremos con la Selección argentina. Eso jamás. Todas juntas reuniremos fuerzas de alguna u otra forma para volver más fuertes que nunca, para volver a representar a nuestro país en el próximo torneo. Ahora se nos junta todo esto y tenemos mucha tristeza, por supuesto, pero pasará y lo sacaremos adelante".

Para culminar, la rafaelina no quiso olvidarse del apoyo, el cariño y la preocupación constante que les hacen llegar desde nuestro país: "Agradecemos los constantes mensajes de alientos de parte de familia, amigos y toda la gente que nos hace el aguante desde Argentina. El cariño siempre se siente. Ojalá todo esto pase pronto y podamos volver a disfrutar de nuestros seres queridos, del básquet y todo lo que nos gusta lo antes posible".

Fuente  CBA Lucas Leiva

Continuar Leyendo