Seguinos

Policiales

Seis detenidos por robo de cables

Se realizaron más de cuatro kilómetros de zanja para sustraer el material. Foto: fiscales.gob.ar

9 de julio de 2020

Seis acusados de robar cables de telefonía por un perjuicio de más de seis millones de pesos fueron detenidos en las últimas horas y la investigación continúa para dar con los eslabones más altos de una posible organización delictiva. Del hecho habrían participado más de 50 personas.

Ante la denuncia radicada por el abogado de Telefónica de Argentina S.A., el fiscal general Daniel Adler  a cargo interinamente de la Fiscalía Federal N°2 de Mar del Plata, dispuso medidas para dar con los autores del robo de cables cometido a partir de la excavación de más de cuatro kilómetros de zanjas. Momentos más tarde fueron detenidas siete personas, una de las cuales resultó ser menor de edad, pero ninguna llevaba consigo documentación personal ni teléfono celular. El perjuicio económico por el cable estropeado, sumada la obra de reparación, se calcula en más de seis millones de pesos, sin contar el perjuicio ocasionado a los  más de 500 usuarios que se quedaron sin servicio, se informó al respecto desde el sitio fiscales.gob.ar.

En inmediaciones de Antártida Argentina y Catriel, los móviles policiales llegaron cuando el fuego aún estaba encendido: habían prendido fuego los cables en un descampado para poder quedarse con el cobre. En el lugar se secuestraron también picos y palas utilizadas para cavar las zanjas que permitieron retirar el material de la empresa de telefonía.

Las tareas estuvieron a cargo de personal de la Policía Federal Argentina, bajo las directivas del Comisario Inspector Fabián Caponnetto.

En principio, las acusaciones son por infracción al artículo 164 del Código Penal, que penaliza el robo; infracción al artículo 197 por entorpecimiento de comunicaciones; posible infracción al artículo 210 por presunta asociación ilícita; además de la violación al ASPO, contemplada en el artículo 205 del Código.

El Juzgado Federal N°3, a cargo de Santiago Inchausti, secretaría 6, hizo lugar a los pedidos de detención, que se concretaron en la tarde del miércoles, y las indagatorias, previstas de manera digital para las próximas horas.

El hecho denunciado por la empresa habría comenzado el martes y se extendió durante el miércoles. Cuando personal de Telefónica acudió ante un alerta de corte de cableado en la zona de Mario Bravo entre Rufino y Pehuajó, informó que se encontró con más de 50 personas agrupadas en especie de cuadrillas equipadas con picos y palas con las que, luego de realizar zanjas de aproximadamente un metro y medio de profundidad, procedieron al corte y extracción de cableado telefónico, que luego era agrupado para su quema y posterior retiro del cobre contenido en su interior.

La cantidad de cable telefónico siniestrado y extraído, de acuerdo a la denuncia de la firma, superaba los 4.500 metros.

Policiales

Vecino logra frustrar un robo

La  impericia de los máximos responsables de la Jefatura Departamental de Policía y el avance de los hechos delictivos, hacen que la ciudad sea tierra de nadie, asi se manifiestan los vecinos del barrio Los Troncos, tras una seguidilla de robos perpetrados en los últimos meses.

El último de los hechos, gracias a un llamado vecinal al 911, no se pudo cristalizar y posibilitó que dos hombres, mayores de 30 años, fueran aprehendidos tras intentar robar en una obra en construcción del barrio Los Troncos.

La situación fue advertida por un vecino, lo que originó que personal de la comisaría 9° se hiciera presente en el lugar y lograr sorprender a dos delincuentes con dos bolsos que contenían herramientas. El hecho fue frustrado por el accionar de los vecinos, ante la pasividad de la policía que “ya ni recorre las calles de la ciudad” sentenciaron.

El fiscal de Flagrancia Gastón de Marco abrió una causa imputó a los hombres por robo agravado y ordenó que fueran trasladados a la Unidad Penal 44 de Batán.

Continuar Leyendo

Policiales

BRUTAL ROBO A JUBILADOS

Desde la Jefatura Policial no dan respuesta a la ola de inseguridad. Al menos tres delincuentes fuertemente armados y encapuchados asaltaron a un matrimonio de jubilados en una zona suburbana de la ciudad, luego de despertarlos y se alzaron de casi dos millones de pesos, notebooks y celulares.

Este nuevo hecho de inseguridad se produjo este jueves a la madrugada cuando los ladrones ingresaron en la vivienda situada sobre la ruta 226 a la altura del kilómetro 17.

Los intrusos despertaron a un hombre de 79 años y a su esposa de 75, y con sus rostros cubiertos los amenazaron con golpes a los moradores de avanzada edad para que les indicaran dónde tenían guardados sus ahorros de toda la vida. Tras varios minutos de terror,  los asaltantes se apoderaron de 5.000 dólares, 800.000 pesos, dos notebooks y dos celulares, entre otros elementos de valor.

Los ladrones se dieron a la fuga y las víctimas radicaron la denuncia en la comisaría Decimocuarta desde donde se iniciaron actuaciones por robo. Los jubilados agradecieron a Dios que resultaron ilesos.

Continuar Leyendo

Policiales

‘Tiraron a matar’

Ana Steriatelli, propietaria de los micros que fueron baleados aseveró  que "no fue un ataque sino que quieren que las personas no vayan a Buenos Aires a comprar mercadería".

La Justicia investiga el ataque que se registró anoche a dos colectivos que fueron baleados en la ruta 2. Iban a bordo marplatenses que viajaban a comprar ropa a Buenos Aires y vivieron un dramático momento. "Ahora con la ayuda de los medios tenemos más difusión. Necesitamos que esto se resuelva porque no podemos trabajar así", remarcó Steriatelli en declaraciones a canal 10 de esta ciudad.

"Nosotros somos una empresa muy chiquita, necesitamos trabajar y poder hacerlo tranquilos", pidió la propietaria de la firma y  aseguró que "no tienen problemas gremiales ni con los clientes".

En tanto, una de las pasajeras, Cecilia, reveló  : “Se detuvo el micro porque el motor explotó cuando le dieron. El otro micro que iba adelante de nosotros pudo seguir hasta la delegación de Castelli. Una camioneta blanca fue la que nos venía siguiendo desde Chascomús. Primero se nos cruzó al micro de adelante, después le tiroteó atrás al que lleva el número 17 pero no se dieron cuenta que los habían tiroteado”

“Por lo que nos dijeron los policías —continuó la mujer—, usaron una pistola automática pero de bajo calibre por la cantidad de tiros. Pero no llegó a perforar ningún vidrio gracias a Dios, porque imaginate que si no nos moríamos todos. Si no fuera por los choferes, nos moríamos”.

Por último, aclaró: “La intención no fue ni robarnos, ni hacernos parar. La intención fue que el micro se detenga y le pase lo que le pasó a la empresa en la que nosotros viajamos. Acá hay una interna muy grande. La compañía por al que viajé la maneja una mujer y la verdad es que lo hace muy bien y eso está molestando”.

En declaraciones al canal TN, el fiscal de Chascomús que interviene en la investigación, Jonatan Robert  precisó: “Dos ómnibus fueron atacados en la Ruta 2. Uno primero, entre la zona de Chascomús y Lezama. No se detuvo y siguió su marcha. El segundo micro fue atacado cerca de la zona donde está el cruce del Río Salado”.

“La camioneta –prosiguió- en ningún momento buscó detener a los micros. Es decir, tenemos la agresión y tenemos muchos testimonios, porque en cada uno iban 22 personas más chofer y acompañante. Por el momento no tenemos establecido que la camioneta haya intentado detener al ómnibus”.

Ambos micros, con pasajeros en su interior, pertenecían a la empresa Micro Sur y circulaban con sentido Mar del Plata, desde la Ciudad de Buenos Aires. Según trascendió, los disparos fueron realizados desde una camioneta Toyota Hilux color blanca. Los pasajeros volvían de realizar un “tour de compras” en el barrio porteño de Flores.

Tomó intervención en el caso la Departamental Castelli Dpto. Seguridad Vial IV de la Policía de la Provincia de Bs As con intervención de la UFI en turno. Se contabilizaron más de 90 impactos de bala en las unidades, según precisaron fuentes policiales.

“No puedo descartar ninguna hipótesis. Ni la de robo, ni la de amenazas e intimidación. Hasta que no pueda tener más determinado el motivo de esta conducta, no me quiero aventurar”, precisó el fiscal Robert.

En este sentido, aclaró: “El dato que tenemos en común es que es un mismo rodado el que habría realizado los tiros”. Respecto a la cantidad de disparos, Robert no quiso precisar un número total debido a que todavía se realizan pericias en el lugar. “Una de las unidades tuvo que detener la marcha por haber perdido el aceite del motor a causa de un impacto”, comentó.

Continuar Leyendo