Seguinos

Mundo

Protesta blanca

30 de mayo de 2020

Los médicos y trabajadores de la salud fueron protagonistas de una masiva marcha en las calles de la ciudad, en el marco de una convocatoria a nivel nacional, en demanda de sueldos dignos e insumos básicos ante la pandemia del coronavirus.

El Centro Médico de Mar del Plata adhirió a la marcha y emitió la consigna «los trabajadores de la salud somos muchos, ahora somos uno».

 La protesta , que se sintió con fuerza al igual que en todo el país, se realizó bajo estrictas medidas sanitarias en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Los trabajadores de la salud se movilizaron con un máximo de dos ocupantes por vehículo, portando banderas celeste y blanca y pancartas alusivas a las consignas de la protesta, y con tapabocas y guardapolvos blancos.

En el marco de ruidosa  protesta, los trabajadores de la salud, dieron a conocer el siguiente comunicado: “Hoy el personal de salud marcha. Hoy, quienes conformamos el personal de salud de todo el territorio nacional, hemos decidido marchar unidos, para hacer visible ante el conjunto de la sociedad lo que durante tantos años perversamente se silenció. Debe saberse que hoy el personal de salud argentino es perseguido, bajo amenaza de perder el trabajo, mediante aprietes de toda naturaleza, agravados por el abuso que ya de por sí implican los regímenes de precarización laboral, fomentados y concretados por los administradores de salud, tanto estatales como privados. Debe saberse que hoy la salud está tomada por el poder político, quien sistemática e históricamente la abandonó a su suerte, sin importarle la calidad asistencial ni el bienestar de quienes la dispensamos dejando nuestra vida en la tarea. Y la privada, por inescrupulosos empresarios que emplean por poco dinero y abonando a largos plazos.

Hacemos notar y denunciamos que hoy, al personal de salud, quieren posicionarnos en el ojo de esta tormenta, desencadenada por la pandemia de COVID-19, pretendiendo hacernos responsables de la ineficiencia de un sistema sanitario viciado y expoliado. Un sistema debilitado, que no posee protocolos de actuación eficientes ni acordes a la realidad de salud local. Un sistema sostenido por colegas que, en su gran mayoría, no cuentan con el material de protección adecuado y en cantidad suficiente.

Hoy médicos, enfermeros, técnicos y profesionales de especialidades conexas, marchamos porque somos valientes, mucho más valientes que la justicia local, que históricamente hizo la vista gorda a estos abusos, pero que hoy, a través de la comodidad de sus livings familiares, se escandaliza abriendo causas penales contra los profesionales que se contagian en cumplimiento del deber. Justicia que no es tal, porque durante décadas inobservóla mala praxis de los administradores de salud, que llevaron a este estado de abandono al sistema sanitario, incapaz de brindar las mínimas condiciones de seguridad, tanto para pacientes como para el equipo de salud.

Por todo esto hoy el personal de salud marcha, cansado de abusos y del avasallamiento de nuestros derechos más elementales.

Somos muchos. Ahora somos uno”.

Mundo

Crimen en España enluta a familia marplatense

Ricardo Capparelli cumplió 77 años el 14 de junio, el mismo día que aterrizó en el aeropuerto de Málaga desde su Argentina natal para disfrutar de un viaje que su hija le había preparado con todo el amor del mundo. El objetivo era recorrer Andalucía, disfrutar y desconectar durante 15 días de la vida de cuidador a tiempo completo que había llevado durante los últimos años para atender a su esposa, que padece alzhéimer.

El viaje que empezó ese día en Málaga tenía que haber terminado hoy, precisamente, en Marbella. Pero algo se torció en la segunda parada del recorrido. Ricardo salió malherido de Nerja y, aunque condujo hasta Granada, se sintió indispuesto al subir una cuesta de la Alhambra y acabó ingresado en un hospital. Allí descubrieron que tenía 12 costillas rotas de ambos lados, un 'severo' derrame pleural con neumotórax y laceración hepática. También que era positivo en Covid-19. Murió horas después.

Pero… ¿qué le pasó realmente a Ricardo Caparelli? La respuesta la andan buscando sus hijos, Sole y Facundo, que tomaron el primer avión desde Mar del Plata, y se desplazaron a Málaga para recuperar los restos mortales de su padre e investigar lo sucedido. Ya han localizado a dos testigos que conversaron con él en sus últimas horas de vida. A ambos les dijo -tal y como han constatado al portsl SUR- que lo agredieron y le robaron el móvil y el reloj. 'Estoy convencida de que le dieron una paliza y que nos lo ocultó para no preocuparnos. Mi padre era así, siempre pensaba en los demás antes que en sí mismo', afirma ella.

Esa cualidad de Ricardo fue precisamente la que motivó el viaje. Apodado 'El Gallego' (era descendiente de migrantes vigueses e italianos), se crio en Mar del Plata, donde conoció con 17 años a la que luego sería su mujer. No se separaron desde entonces y tampoco pudo con ellos la enfermedad precoz que iba borrando de ella el rastro de la memoria. 'Los últimos cinco años fueron muy tristes y de mucho desgaste para él. Y para mí también, porque me di cuenta de que se estaban muriendo los dos. Pero mi padre siempre decía que nunca la iba a llevar a un geriátrico', cuenta ella.

Ricardo, que se había ganado la vida con una empresa de materiales de construcción en seco que ahora dirige su hija, contrató con ayuda de ésta un equipo de enfermeras que lo ayudaran a atender todo el día a su esposa. 'Hace seis o siete meses empezó a vivir otra vez. Le regalé unos palos de golf y empezó a jugar con un amigo, e iba cada día a almorzar al Club Náutico, del que era socio desde niño'.

La pasión de Ricardo era navegar. Fue campeón argentino de J/24 (una modalidad de embarcación a vela de quilla fija) en la que llegó a disputar un mundial. Los mensajes de ánimo y condolencias se acumulan hoy en la página de Facebook del club, donde era muy querido. Recientemente, un amigo de Barcelona le propuso viajar con él y con su nieto a ver el mundial de Catar. 'Falta mucho para diciembre, me quiero ir ya', le dijo a su hija.

EL VIAJE SOÑADO

Sole le organizó, con todo lujo de detalles, un 'viaje soñado' por Andalucía, 'como él merecía'. Le hizo una carpeta con todos los documentos de reserva y un archivo excel para que supiera lo que debía hacer en cada parada del itinerario. En el aeropuerto de Málaga lo esperaban una amiga de la familia, y con ella la primera sorpresa: un Mini Cooper descapotable, su vehículo preferido.

'En Argentina nunca lo habría llevado porque no era persona de fardar, pero allí no lo conocía nadie'. Se alojó en el hotel Only You -Sole le tenía reservada una mesa en la terraza para que celebrara su cumpleaños- y, tras un par de días conociendo la ciudad, se desplazó a Nerja. La segunda parada del camino.

En el hotel Paraíso del Mar le dieron una suite con vistas a la playa de Burriana. Tras dejar la maleta en su habituación, Ricardo pidió un vaso de agua en el bar y salió a dar un paseo por Nerja y buscar algún sitio donde cenar. Nadie en el establecimiento volvió a verlo hasta la mañana siguiente, cuando acudió a la recepción para hacer el 'check-out'. Se demoró un poco para salir -tenía que dejar la habitación a las doce-, pero como era una persona mayor le dejé un poco de margen, explica el recepcionista, Gustavo Caro.

Ricardo se presentó en la recepción con su maleta. 'Estaba muy serio. Se sentó en el sofá y, antes de pagarme la habitación, me explicó brevemente lo que le sucedió. Me dijo que no tenía sus pertenencias porque creía que lo habían agredido la noche anterior, que se había pasado dos horas tumbado en el suelo, inconsciente, y que le habían robado el móvil y el reloj. Me pidió llamar a sus familiares a Argentina y le dejé mi móvil. Sólo recordaba el número del hijo. Lo intentó un par de veces, pero no pudo comunicarse'. También cabe la posibilidad de que se equivocara de número, porque Facundo asegura que no tienen llamadas perdidas de un número español en su terminal.

BRUTAL ROBO

Se quedó un rato sentado en el sofá porque le dolían las costillas. El recepcionista le aconsejó ir al médico y denunciar lo que le pasó, pero Ricardo no quiso. '«Me sorprendió la poca contundencia con la que se expresaba. Creo que no era consciente de lo que le había pasado ni de la gravedad de lo que tenía', añade Gustavo, que está 100% convencido de que a Ricardo lo agredieron, a tenor de las lesiones que sufrió.

Sólo así se explica que, en vez de ir a un centro de salud, recorriera conduciendo los 93 kilómetros que separan Nerja de Granada. Su hija ha podido reconstruir los pasos que dio en la ciudad gracias a los 'tickets' que ha encontrado entre las pertenencias de su padres. Sabe que dejó el Mini en un 'parking' y luego se desplazó a la zona del Paseo de los Tristes, tal y como ella le aconsejó, porque allí tenía reservado un apartamento.

Era viernes, 17 de junio, y Domingo España estaba a punto de salir de viaje a Murcia y se acordó de bajar la basura para que no estuviera todo el fin de semana hediendo. 'Serían las cuatro y media de la tarde. Al abrir el portón, me lo encontré ahí sentado. Le pregunté: ¿Busca algo? Él me respondió: 'Creo que me he perdido. Tengo alquilado un apartamento en el Mirador de los Arcos', recuerda.

Domingo le aclaró que lo tenía justo al lado y le preguntó por qué no había llamado por teléfono a la agencia para que le entregaran las llaves. 'Me contó que le habían robado el teléfono y el reloj. Al volver del contenedor, me ofrecí a llamar yo a la agencia para que vinieran a buscarlo. Le dije: pase usted (hay un patio interior) y siéntese al menos a la sombra [hacía un calor considerable]. Le saqué una silla y le di un vaso de agua'.

SEGUNDO TESTIGO

Entonces, se pusieron a charlar durante unos minutos y Ricardo le contó, en sus últimas horas de vida, lo que le había pasado. 'Me dijo que le dieron un porrazo, que se quedó como inconsciente y que, cuando recuperó el conocimiento, se dio cuenta de que le habían robado. Yo le dije que debía comprarse un teléfono aquí. Después, nos despedimos y se quedó allí esperando a la agencia con su maleta. Le deseé mucha suerte', comenta Domingo. 'No volví a saber de él -continúa el vecino- hasta que regresé el domingo. Ahí me enteré de la noticia. Me quedé un poco en shock. Me dio mucha pena, la verdad'

En Granada, Ricardo tenía contratado un tour para ver la Alhambra. Hizo la primera parte de la visita, pero empezó a quejarse del calor y el cansancio. Le dijo a su guía que no podía seguir con la visita y ella le pidió a los trabajadores de la tienda de la Puerta del Vino que lo dejasen estar dentro porque hay aire acondicionado.

Cuando se reencontró con él, tras finalizar el tour con el grupo, sobre las dos de la tarde del día 18, ya tenía 'muy mala cara', según le contó la guía a Sole. Ricardo le explicó que no iba a seguir con la excursión porque había sufrido una caída muy fuerte y le dolía mucho el costado. La trabajadora le preguntó si lo había visto un médico y él le dijo que tenía cita para el día siguiente. A ella no le convenció la respuesta y avisó a un equipo de Cruz Roja para que lo atendiera. 'Prácticamente lo obligué', recuerda.

Así fue cómo Ricardo acabó en urgencias el Hospital Clínico Universitario San Cecilio. Allí contó, no se sabe bien por qué, que se había caído a un pozo, pese a que casi no tenía lesiones en las piernas. Los médicos confirmaron que sufría múltiples fracturas en las costillas, neumotórax y daños en el hígado, además de estar contagiado de Covid. Aunque lograron estabilizarlo, su estado se agravó y murió a las 3.15 horas del día 19.

El informe médico, al que ha tenido acceso SUR, señala que falleció por 'shock hemorrágico secundario a hemotórax traumático masivo en paciente anticoagulado'. También recoge que no hubo petición de necropsia. Este periódico se puso ayer en contacto con el hospital granadino para conocer si se le hizo autopsia clínica -en el centro sanitario- o judicial -en el Instituto de Medicina Legal-. Aún no se ha obtenido respuesta.

LA PRIMERA NOTICIA

Sole no estuvo muy encima de su padre esos días porque quiso dejarle espacio y que disfrutara del viaje, como a ella le gusta hacer cuando sale de vacaciones. Que viviera la experiencia sin estar pendiente de un teléfono. Ella sólo sabía, por su hermano Facundo, que había perdido el móvil. Sole se enteró de lo que sucedía por un correo electrónico que rezaba, dice, más o menos así: 'Hola Ricardo, sabemos que estás internado, pero necesitaríamos entrar en el apartamento para retirar tus pertenencias...'

'No entendía nada. Mi hermano pensó que había gato encerrado y que podía ser un secuestro virtual. En Argentina hay muchos. Yo sí me alarmé. Empecé a buscar en Google los hospitales de Granada para llamar uno a uno. Luego me acordé de que le había contratado el servicio de asistencia al viajero'. Ellos tenían constancia de dónde estaba su padre.

Mientras se apresuraban a tomar el siguiente vuelo a España, se enteraron de la noticia del fallecimiento de Ricardo. Sole trata ahora de buscar una explicación a ese comportamiento errático de su padre: 'Era una persona muy fuerte. Priorizó el bienestar de sus hijos y no quiso que supiéramos nada. Por eso dijo que se había caído, pero los médicos vieron que era imposible con esas lesiones. Le dieron una paliza', afirma.

Tal vez por eso siente la necesidad de investigar qué le ocurrió. Por eso y porque entiende que tiene una responsabilidad social para que no le suceda lo mismo a otra persona. Junto a su hermano, han empezado a reconstruir qué hizo Ricardo durante su estancia en Nerja. He recorrido todos los restaurantes con su foto para averiguar dónde estuvo cenando. Al final di con un camarero que lo reconoció y que me dijo que estuvo allí con otra persona, un hombre con bigote. Pero no sé mucho más.

También recuperó entre sus pertenencias la ropa -rasgada y manchada de sangre-, que ya ha entregado a la Guardia Civil para que indague en el caso, y los 6.000 euros que llevaba en la mochila para pagar el viaje. Pero no ha encontrado más pistas entre el equipaje de su padre. Ella y su hermano han acudido al juzgado de guardia y al cuartel de Nerja para denunciar los hechos y que investiguen su muerte. Ahora, la Unidad de Policía Judicial trata de encontrar una respuesta a la pregunta que resuena una y otra vez en sus cabezas. ¿Qué le pasó a Ricardo Capparelli?

Por Juan Cano,  Málaga

Foto: Ricardo Capparelli junto a su hija Sole

Continuar Leyendo

Mundo

Premian a Racing en Cannes por su campaña de concientización sobre el Alzheimer

Una campaña de concientización sobre el Mal de Alzheimer, desarrollada en abril pasado por el club atlético Racing y la Fundación ALMA, fue reconocida con un premio en el Festival Internacional de la Creatividad Cannes Lions, se informó oficialmente.

El video fue protagonizado por Leonardo Sigali, defensor del equipo de fútbol de Avellaneda, luego del triunfo 4-1 contra Sarmiento, quien ante todas las preguntas que le realizaba el periodista deportivo Juan Pablo Vila sobre su desempeño en el partido respondía insistentemente: “No me acuerdo”.

Esa entrevista se volvió viral y llegó a tener más de 20 millones de vistas, tras lo cual Racing emitió un comunicado informando que formaba parte de una campaña publicitaria para concientizar sobre el Alzheimer, una enfermedad que provoca problemas con la memoria, entre otras dificultades.

“En Racing, nos comprometemos con la gente y las causas que preocupan a la sociedad. Por eso, nos sumamos a esta campaña de ALMA (Asociación lucha contra el mal de Alzheimer) para ayudar a descubrir los primeros síntomas que pueden pasar inadvertidos”, comunicó entonces el club albiceleste.

Por el impacto de la campaña, Racing y la Asociación lucha contra el mal de Alzheimer recibieron el León de Plata en la categoría “Salud y bienestar”.

En sus redes oficiales, Racing manifestó “la alegría de hacer historia en Cannes junto a la agencia Hoy.bue by Havas y a la Asociación de Lucha contra el Mal de Alzheimer”.

El Mal de Alzheimer afecta a nivel mundial a unos 50 millones de personas y en Argentina se estima que lo padece 1 de cada 8 personas adultas.

Continuar Leyendo

Mundo

EEUU: la Corte Suprema revocó el derecho al aborto

La Corte Suprema de Estados Unidos revocó este viernes la sentencia Roe vs. Wade de 1973, que durante casi medio siglo garantizó el derecho de las mujeres al aborto en el país. De este modo, el máximo tribunal estadounidense dejó en manos de cada estado la potestad de autorizarlo o no.

Veintiséis de los 50 estados ya han aprobado o aprobarán leyes que prohíben el aborto, mientras que otros han promulgado medidas estrictas que regulan el procedimiento.

 “La Constitución no hace ninguna referencia al aborto y ninguno de sus artículos protege implícitamente este derecho”, escribió el juez Samuel Alito, en nombre de la mayoría, en el fallo de la Corte. Roe v. Wade “debe ser anulado”, añadió.

“Es hora de devolver el tema del aborto a los representantes elegidos por el pueblo”, a los parlamentos locales, escribió Alito, un mensaje muy parecido al que se filtró en mayo pasado en los medios, provocando importantes manifestaciones en todo el país.

Desde entonces la situación era tensa en las inmediaciones del alto tribunal, acordonado por las fuerzas de seguridad para mantener a distancia a los manifestantes, que este viernes volvieron a acercarse al lugar después de que se conociera el fallo.

Cinco de los seis jueces conservadores del tribunal, de nueve miembros, firmaron la opinión de la mayoría: Clarence Tomas, Samuel Alito, Brett Kavanaugh, Neil Gorsuch y Amy Coney Barret; mientras que tres disintieron: Esteban Breyer, Sonia Sotomayor, y Elena Kagan.

La sentencia de hoy es el resultado de un esfuerzo realizado durante décadas por los críticos del aborto, que buscan devolver más poder a los estados, y que se pudo materializar gracias a la sólida mayoría conservadora que quedó en la Corte Suprema tras el paso de Donald Trump por la Casa Blanca.

El mes pasado, el Senado fracasó en su intento por aprobar un proyecto de ley destinado a garantizar el acceso al aborto en todo el país, después de que se conociera que la Corte Suprema tenía previsto revocarlo.

La votación era prácticamente simbólica, pues los demócratas no contaban con los 60 votos requeridos para aprobar el texto.

El mes pasado, el Senado fracasó en su intento por aprobar un proyecto de ley destinado a garantizar el acceso al aborto en todo el país, después de que se conociera que la Corte Suprema tenía previsto revocarlo.

Tras conocerse hoy la decisión, el expresidente de Estados Unidos Barack Obama criticó el fallo de la Corte Suprema y lo consideró un ataque a las “libertades fundamentales”.

“Hoy, la Corte Suprema no solo revirtió casi 50 años de precedente histórico, sino que relegó la decisión más intensamente personal que alguien puede tomar a los caprichos de políticos e ideólogos -atacando las libertades fundamentales de millones de estadounidenses”, tuiteó el ex mandatario demócrata.

Como contrapartida, el exvicepresidente republicano Mike Pence, un devoto cristiano evangélico, aplaudió el fallo que “deja en el olvido” el derecho al aborto. “Devolviendo el tema del aborto a los estados y al pueblo, la Corte Suprema ha corregido un error histórico”, afirmó en Twitter el que fuera vicepresidente de Trump.

Continuar Leyendo